Escapada de montañismo al Monasterio de Yuste

 

Monasterio de Yuste

Todos los que disfrutan del senderismo aprecian las mejores rutas que se puedan encontrar para una escapada de montaña, muchas de las cuales se pueden realizar durante todo el año. Y si un lugar permite el disfrute del paisaje desbordante de belleza, el contacto con la flora y la fauna, en el marco de uno de los destinos turísticos más atractivos de España, ése es Extremadura. Y nuestra escapada de montañismo a Extremadura nos llevará a una ruta que se ha hecho famosa durante los últimos años y que tiene lugar en los primeros días de febrero para conmemorar el último recorrido que hizo el Emperador Carlos V al volver a España en 1557 y marchando para llegar al Monasterio de Yuste donde terminaría sus días.

Esta Ruta del Emperador en Extremadura es una escapada de montaña perfecta, porque con una duración de 3 horas y 10 kms de recorrido se podrá admirar la belleza de los parajes rurales de esa Extremadura de hermosos paisajes y claro rememorar aquella fecha tan importante. Como ésta es una escapada “temática” permite a la vez disfrutar la gastronomía de los lugares por donde se hace el recorrido y avistar aves y fauna y flora extremeña que agregan atractivo al recorrido que llevará desde el denominado Parador de Jacarandilla por senderos y pequeñas rutas y atajos, caminos de tierra y callejuelas empedradas, algunos pueblos como el de Cuacos que guarda la fisonomía de los viejos poblados del área rural de Extremadura en donde una parada para conocerlo permite adentrarse en su historia a través de su casco histórico con bonitas edificaciones.

El recorrido está contemplado para concluir en el Monasterio de Yuste, en la Comarca de la Vera, al noroeste de la provincia extremeña de Cáceres. En aquel lugar vivió apenas 3 años Carlos V y fue ahí donde se reunió por última vez con su hijo Felipe en el que abdicó para convertirlo en Felipe II. El lugar está catalogado como Patrimonio Europeo. La construcción del mismo data del año 1402, y que se destinó a la vida contemplativa de los monjes, y por esa misma razón fue elegido por Carlos V, que en esa etapa de su vida rehuía ya al contacto con el mundo y quería vivir sus últimos años una vida alejada y contemplativa.  Fue ahí donde acabó sus días y en cuya iglesia fue enterrado aunque hoy en día sus restos posan por orden en su momento de Felipe II, en el Real Monasterio de El Escorial en Madrid.

Como vemos, el recorrido en una escapada de montaña al Monasterio de Yuste, permite no solo disfrutar de la naturaleza, hacer deporte para los que se decantan por ello sino también conocer un poco de historia, porque el Monasterio renovado años después de la guerra que le causó bastante daño y al deterioro por el abandono que durante más años hubo de tener, nos transporta a la imagen que lucía la construcción cuando recibió al digno huésped que llegando desde Laredo en el norte español había hecho un penoso trayecto para llegar hasta Extremadura.

No hay nada de ello en ese recorrido por las veredas y caminos de la región en esta caminata a Yuste, solamente el ruido de las aves que abundan en el lugar, los parajes llenos de flora y fauna y los bosques, y claro la sensación de relax que todos vivimos en una escapada a la rutina por corta que sea siempre nos un desconectar con el tedio y retomar los días con más entusiasmo. Y una breve escapada bien vale hacer espacio para el disfrute de la naturaleza, la historia y la gastronomía.

Imagen: Vía

theme by teslathemes