Single post

Por qué no uso el tren

Aparte de que en los desplazamientos de menos de doscientos kilómetros, por disponibilidad horaria, suelo usar el coche y en aquéllos de más de cuatrocientos en los que ya he visto el paisaje una buena cantidad de veces prefiero el avión para llegar cuanto antes, he dejado de usar el tren por hastío y cierta pena.

Mientras tuve entre catorce y, más o menos, veinte años, siempre que tenía que desplazarme y la vía férrea me dejaba en un lugar más o menos a mano de a donde iba, usaba el tren. Me gustaba.

Era un placer levantarse y pasear sin que nadie se molestara, incluso sonriendo y recibiendo sonrisas de algunos de los habituales del trayecto. Era un placer entablar conversación con cualquier desconocido e intercambiarse las direcciones (postales) al cabo de unas horas de trayecto, cuando uno de los dos, con cierta pena, llegaba su destino. Era un placer. Lo era.

Los tiempos… ¿evolucionan?

Hoy no: quien no está ocupado haciendo nada con su Tablet lo está escuchando música a través de los cascos de su iPod, iPad o iDiota. Se te sientas al lado de alguien, parece que esa persona te mira con desconfianza o se siente invadida en su espacio personal. Y si te das un paseo, parece que estás tramando algo.

O puede que con los años me haya vuelto un paranoico. No lo sé.

El caso es que la evolución de los viajes en tren me ha hecho pensar cómo ha evolucionado nuestra sociedad. Y, al menos yo, diviso algún que otro paralelismo. Para empezar, en ambos casos la evolución tecnológica nos ha hecho ganar mucho tiempo… para que podamos estar más ocupados, por ejemplo.

Un tren, una sociedad

Y, dentro del tren, la actitud que he descrito (palabrita del Niño Jesús, por éstas que son cruces, mua, mua que he experimentado cuanto aquí cuento) no es muy diferente a la que vemos en cualquier lugar, donde la tecnología sustituye al cerebro, donde mi música, mi vídeo, mi juego, mi onanismo mental se priman ante una sana convivencia, una charla amable y un intercambio de ideas y valores.

Algún día, cuando esté de humor, me extenderé más en lo que eran o en lo que son los viajes en tren: hoy sólo quería dar apenas unas pinceladas del ayer y del hoy. Obviamente, es mi percepción, tan certera o tan errada como puede ser la de un individuo sólo.

Y, si mientras leías esto te, has sentido ofendido en algo, aparte de haber logrado uno de mis objetivos, te recomiendo que te pongas los cascos y te centres en el jueguecito que llevasen el móvil, no sea que el de al lado te salude.

theme by teslathemes